En 2012

Dentro del sector de las telecomunicaciones existe una tendencia que prevé que pagar con el teléfono móvil será cada vez más común gracias a la tecnología NFC. Esta tecnología permite una comunicación inmediata entre dispositivos que se encuentren a menos de 20 centímetros de distancia y ya se ha puesto en funcionamiento en nuestro país en algunas tarjetas de débito/crédito. Algunos terminales móviles ya tienen la tecnología incorporada y los comercios o establecimientos están empezando a dotarse de los dispositivos necesarios.

Ante esta emergente implantación, Simple Lógica Investigación ha querido conocer el alcance entre los consumidores consumidores y entre los comercios de este sistema de pago en cuanto a su notoriedad, la disposición a usarlo y la valoración de su utilidad, comodidad y seguridad:

  • El sistema de pago con teléfono móvil es conocido por el 41,2% de los consumidores y por el 54,0% de los responsables de los comercios.
  • Los consumidores valoran -de 0 a 10- la comodidad (5,2), la utilidad (3,8) y la seguridad del sistema (3,3) con puntuaciones medias inferiores a las que se registran entre los comerciantes (6,5, 5,3 y 4,7 respectivamente).
  • La media registrada entre los consumidores (2,3) refleja muy poca disposición a utilizar el sistema de pago con teléfono móvil. La disposición de los comerciantes a usar el sistema es algo mayor (3,8).

El sistema de pago con teléfono móvil es más conocido, mejor valorado y se está más dispuesto a usarlo entre los responsables de los comercios que entre los consumidores en general. El atributo mejor valorado es la comodidad tanto entre los comerciantes como entre los consumidores, mientras que el peor valorado es la seguridad.

Cuatro de cada diez consumidores (41,2%) conocen o han oído hablar del sistema de pago con teléfono móvil para comercios o establecimientos. Más de la mitad de los responsables de comercios minoristas (54,0%) también conocen este sistema. Mientras que quienes lo desconocen representan un 58,7% de los consumidores y un 46,0% de los comercios. Por tanto, se trata de un sistema que aún no es conocido mayoritariamente entre la población y sí lo es algo más entre los comerciantes, lo cual resulta razonable teniendo en cuenta que el comercio minorista es el colectivo al que se dirige la implantación general del sistema.

Centrándonos en los resultados obtenidos entre los consumidores se puede comprobar que la notoriedad del sistema no es la misma entre los diferentes segmentos de población.

Así, el porcentaje de quienes lo conocen entre los hombres (50,5%), quienes tienen estudios universitarios (52,7%) quienes ocupan puestos de mandos o superiores (57,5%) y quienes pertencen a clase social alta o media alta (53,3%) es significativamente superior al registrado para el conjunto de los consumidores (41,2%). Mientras que la proporción de personas que desconocen el sistema entre las mujeres (67,5%), quienes tienen estudios hasta primarios (67,2%) y especialmente entre las amas de casa (75,7%) es significativamente superior al registrado entre toda la población (58,7%).

En cuanto a la disposición a usarlo para realizar los pagos de sus compras, se ha invitado a los consumidores a posicionarse en una escala en la que 0 es nada dispuesto y 10 es muy dispuesto. La valoración media obtenida (2,3) refleja muy poca disposición a usar el sistema de pago con teléfono móvil por parte de los consumidores.

A este respecto, la media registrada entre los distintos segmentos de población indica que esa disposición es algo mayor entre quienes tienen menos de 45 años ( = 3,1), quienes tienen estudios universitarios (3,1), los ocupados en puestos de mando y superiores (3,2), los estudiantes (4,0) y quienes pertenecen a clase alta y media alta (3,2). Mientras que los mayores de 65 años (1,0), las amas de casa (1,2) y los jubilados o pensionistas (1,0) representan los colectivos menos dispuestos a usar el sistema de pago con teléfono móvil

12013_1
12013_2

Tomando una escala que también va de 0 a 10, se ha enunciado a los consumidores tres atributos del sistema de pago con teléfono móvil para que valoren: la utilidad, la comodidad y la seguridad. De los tres, el único que consigue una valoración de aprobado entre el conjunto de la población es la comodidad (5,2), mientras que la utilidad (3,8) y la seguridad (3,3) son valoradas negativamente por el conjunto de consumidores.

Las valoraciones tampoco son homogéneas entre los diferentes segmentos de población, en general las diferencias registradas reflejan la correlación entre las valoraciones positivas y la disposición a usarlo, ya que las valoraciones más altas se registran entre los hombres, los menores de 35 años, quienes tienen estudios universitaros, ocupados en puestos de mando o superiores, estudiantes y los pertencientes a las clases sociales más altas. Mientras que las valoraciones más bajas se registran entre el colectivo de mayores de 65 años, las amas de casa y los jubilados o pensionistas.

12013_3

Diferencias en cuanto a la notoriedad, la disposición a su uso y la valoración de atributos del sistema para el cobro de sus ventas en los comercios de los distintos sectores de actividad y según el número de empleados.

Como se señala anteriormente, el sistema de pagos con teléfono móvil es conocido por más de la mitad de los responsables de los comercios españoles (54,0%) mientras que un 46% declaran no conocerlo. Las diferencias a este respecto entre los distintos sectores de actividad y según el número de empleados no resultan ser estadísticamente significativas, no obstante se comprueba cómo el porcentaje más alto de notoriedad se da entre las empresas más grandes con 50 o más empleados (62,0%) mientras que el sector en el que se observa un mayor desconocimiento es el de los comercios al por menor de productos alimenticios, bebidas y tabaco, entre los cuales la proporción de quienes no conocen el sistema representa a más de la mitad (54,7%).

En cuanto a la disposición a usar el sistema por parte de los comercios para realizar el cobro de sus ventas, la media registrada refleja una baja disposición (3,8) aunque es superior a la observada para el conjunto de los consumidores.

12013_4

Atendiendo a las diferencias entre los sectores de actividad y también en función del número de empleados éstas no resultan ser significativas. Pero la puntuación media registrada entre los comercios de venta de vehículos a motor (4,1), entre otros comercios al por menor (4,2) y sobre todo la obtenida entre los comercios o establecimientos más grandes con 50 empleados o más (4,5) refleja que se trata de los sectores de comercios más dispuestos a utilizar este sistema para realizar sus cobros. Mientras que los comercios al por menor de productos alimenticios, bebidas y tabaco (3,2) parecen ser los menos dispuestos.

Las puntuaciones medias registradas entre los responsables de los comercios en cuanto a los tres atributos del sistema por los que se ha consultado, reflejan cómo la valoración de cada uno de ellos es superior a la obtenida entre los consumidores, aprobando tanto la utilidad (5,3) como la comodidad (6,5) del sistema de pago con teléfono móvil y registrando a propósito de la seguridad la menor puntuación (4,7) aunque también se acerca al aprobado. Como puede comprobarse, la seguridad es el atributo peor valorado tanto entre los consumidores como entre los comerciantes, coincidiendo con la consideración por parte de algunas corrientes que definen la seguridad como uno de los posibles “puntos flacos” del sistema.

Centrándonos en los distintos sectores no se observan diferencias significativas, tampoco entre las empresas con más o menos empleados. No obstante cabe señalar que las valoraciones más altas para cada uno de los tras atributos se registran entre los comercios de venta de vehículos de motor, siendo éste el único sector que aprueba la seguridad del sistema (5,2). La media registrada entre los comercios al por menor de productos alimenticios, bebidas y tabaco en cuanto a la comodidad del sistema (6,0) refleja que aunque este atributo está bien valorado, este sector es el que menos puntuación le otorga.

12013_5
12013_f1

Informes de Opinión Pública (IOP)

Una iniciativa puesta en marcha por la propia empresa como instrumento de seguimiento de la Opinión Pública española en relación a los temas y acontecimientos en que esta se centra en cada momento.

El servicio es complemento y prolongación de la actividad ordinaria de SIMPLE LÓGICA en el terreno de la Investigación Social y los Estudios de Mercado y forma parte de los trabajos de investigación que realiza en la propia área de Opinión Pública.

SIMPLE LÓGICA desarrolla todas sus actividades de consultoría, interpretación, análisis y recogida de datos, siguiendo criterios rigurosos de calidad, cuenta con la certificación de calidad conforme a la norma UNE-EN -ISO 9001, es miembro de AEDEMO y ESOMAR y está acogida al código deontológico ICC/ESOMAR de Marketing e Investigación Social.

Escribe lo que estás buscando y pulsa Enter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies